Noticias_5


Estudio con cámara termográfica FLYR de humedades de condensación y filtraciones

Dentro de las nuevas herramientas para realizar informes técnicos, auditorías energéticas, etc. cabe destacar las cámaras termicas o de infrarrojo. Son cámaras especiales que permiten ir más allá del espectro de la luz visible, y medir la radiación infrarroja que emiten todos los cuerpos. Según la temperatura de los cuerpos, esta radiación tiene una onda u otra que queda registrada en la cámara. La cámara nos dá una escala cromática y diferencia distintas temperaturas de los elementos medidos.


La inspección de edificios con cámaras termográficas es una forma potente y no invasiva de supervisión y diagnóstico del estado de los edificios. La tecnología termográfica se ha convertido en una de las herramientas de diagnóstico más valiosas para las inspecciones de edificios. Una cámara termográfica, puede identificar problemas en una fase temprana, de forma que se puedan documentar y corregir antes de que se agraven y resulten más costosos de reparar.


Una inspección para el diagnóstico de edificios con una cámara termográfica ayudan a:

  • Visualizar las pérdidas de energía
  • Detectar un fallo o defecto en el aislamiento
  • Localizar fugas de aire
  • Encontrar humedad en el aislamiento, en los tejados y muros, tanto en la estructura interior como en la exterior
  • Detectar moho y áreas mal aisladas
  • Localizar puentes térmicos
  • Localizar filtraciones de agua en tejados planos
  • Detectar roturas en tuberías de agua caliente
  • Detectar fallos de construcción
  • Encontrar averías en el tendido eléctrico y en la calefacción urbana
  • Detectar fallos eléctricos

Por tanto, resultan especialmente interesantes para estimar la composición de un muro sin necesidad de realizar catas, además de obtener una medición de la temperatura interior del muro, así como exterior. También permite localizar deficiencias de aislamiento, puentes térmicos, etc.


En las primeras 2 fotos, se observan el puente térmico de forjados y pilares de un edificio al exterior, ya que estos mismos no tienen aislamientos y están casi enrasados con la fachadas. Esto provoca la aparición de humedades de condensación y mohos al interior.


En las 2 siguientes fotos, vemos por el interior el puente térmico provocado por el pilar, así como una diferencia de temperaturas de unos 5º C que provoca manchas y mohos por diferencias de temperaturas en los cerramientos (estas aparecen en zonas frías y humedas de cerramientos).

Patologías tipo por humedades de condensación encontradas en un piso en Bustarviejo, Madrid

Estado actual. Puente térmico
Estado actual. Puente térmico
Estado reformado con S.A.T.E.
Estado reformado con S.A.T.E.
Revest. al interior cartón-yeso
Revest. al interior cartón-yeso

El piso presenta patologías claras de humedades de condensación que se manifiestan en formas de manchas y moho. La situación ideal sería que los equipos radiadores se situaran bajo las ventanas y puentes térmicos y que estos al menos estuvieran cubiertos por medio pie de ladrillo. Como realizar esto tendría unos costes excesivos, a continuación se proponen las siguientes intervenciones, si bien no son urgentes, son necesarias para obtener bienestar y confort adecuados en la vivienda, así como un mejor funcionamiento higrotérmico.

  • Cambio de aparato de extracción del cuarto de baño por una automático con sensor higrotérmico.
  • Limado, limpieza y barnizado de las carpinterías de madera.
  • Aislamiento por el exterior con S.A.T.E. (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior). Se propone como solución a los puentes térmicos de pilares y forjados, tanto de cubierta como suelos. Constaría en revestir por el exterior con un aislante lo que aumentaría el aislamiento térmico en pilares y forjados y haría que la temperatura superficial interior de los pilares y forjados sea muy superior a la de rocío, y por tanto, el vapor de agua del ambiente no se condensaría. Se estima que se conseguiría pasar de un consumo energético de emisiones de CO2 de 59,73 kg CO2 / m2 año (letra E) a 50,60 kg CO2 / m2 año (letra E) con un ahorro energético del 15,3%.
  • Desmontaje de ventanas y sustitución de marcos por otros con Rotura de Puente Térmico. Las ventanas y sus carpinterías no se cambiaron desde el final de obra. Por la visita del inmueble y la termografía, ya que no se dispone de documentación sobre el modelo de ventana y un detalle de la sección.