Noticias_4


¿Merece la pena mejorar energéticamente mi vivienda?

...Es la clásica pregunta cuando recibimos el informe del Certificado de Eficiencia Energética. Al llegar Anexo III del citado informe, se proponen unas medidas de mejora de la eficiencia energética del inmueble, si bien es cierto, no sabemos si son rentables estas mejoras, es decir, si voy a conseguir recuperar mi inversión en las medidas de mejora a base de ahorrar en energía (que tiene un coste, ya sea electricidad, gas natural, gasoleo, etc...).

 

Vamos a analizar la mejora de una vivienda en piso con las siguientes características:

 

Año de construcción: 1920.

Superficie: 56 m2 útiles. Consumo kWh/m2: 161,8 (letra G).


Suponemos 4 situaciones de mejoras, cada una con sus ventajas e inconvenientes. La más adecuada es el cambio de una caldera estandar a una de condensación, mejorando el rendimiento de la producción de calefacción y agua caliente sanitaria hasta en un 40%. A pesar de su elevado coste, es una inversión que no tiene sorpresas y es fácil tener un presupuesto cerrado para el propietario, y la inversión se amortiza rapidamente y es asequible.


La mejora más económica, pero la que supone menos ahorro energético es la de la susutitución de vidrios. Se pasaría de unos vidrios simples con marco de madera a unos vidrios bajo emisivos con marco de PVC.


La más rentable, en la mayoría de los casos es la mejora de muros, no porque sea el elemento que más energía transmite (tienen mucho menos aislamiento las ventanas y los puentes térmicos cómo pilares), sino porque es el que más superficie tiene. Esta situación es más dificil de conseguir, ya que requiere consenso de la comunidad de propietarios y la mayor inversión, aunque a la larga, pasado un retorno también largo, es la que mejor ahorro energético conseguiría.


Por último, con las renovables (paneles de energía solar), son las que mayor inversión tienen. Son las que mayor ahorro energético consiguen pero no económico, dado que con los precios de los combustibles o la electricidad no puede competir.


Los precios y periodos de retorno son estimados y supuestos. Si que es cierto que en muchos de los casos, se consiguen retornos de la inversión de 10 a 20 años, incluso menos. Luego también abría que valorar el mantenimiento de la medida de mejora.


Pero sin duda, en la mayoría de las calificaciones F o G de la Certificación Energética, es recomendable mejorar el edificio o vivienda, ya que supone demasiado gasto energético, que deriva en gasto económico.